Una sirena como nunca antes

Por Mónica

 

En esa época era muy chiquita, así que como no tengo memoria propia se la pedí prestada a mi marido, que era un poquito más grande. Él tenía nueve años y vivía en Austria y Las Heras, a la vuelta de lo que era la residencia presidencial. Recuerda que estaba jugando en la casa de su amigo y que su madre lo vino a buscar porque había lío. En un momento dado oyeron una sirena como nunca habían escuchado y el silbido de una bomba que caía. Y quedó ahí. La bomba. El cráter. La gente no se podía acercar.

Se enteraron, después, de que había muerto un barrendero a la vuelta de la casa y que a una vecina se le había incrustado una esquirla en la espalda de una bomba que atravesó la persiana en el lugar en donde estaba trabajando.

No tengo más recuerdos que me haya contado porque tenía nueve años y era bastante chico. Había lío. Se asustaron muchísimo.