Tardes del mundial

Lía*

Lo que recuerdo del inicio del Mundial del 78 es, en principio, que estaba en mi casa. Era soltera, obviamente. Mi papá estaba con el televisor prendido en el living. A mí no me interesaba para nada el Mundial. Suelo ver partidos internacionales, sin ir más lejos el de ayer, pero en aquel momento no me interesaba. Sé que pasé de largo varias veces. Lo único que me acuerdo es la danza de los gauchitos y las paisanas. De eso sí me acuerdo, porque a mi padre le producía mucha emoción. Él es provinciano. Sé que tenía mucha bronca, muchísima bronca y desprecio por lo que pasaba.

Si me adelanto un poco, lo que recuerdo es la final. Ahí sí, lo vimos en familia. Vi cómo salía la gente. Me hubiese gustado estar entre esa gente porque hacía muchísimo que no estábamos en la calle. Pero me quedé en el balcón de mi casa viendo pasar. Nada más, ese es todo mi relato, en ese momento tenía angustia, no alegría, nada más.

 

*Editado por Edgardo, participante del seminario “Memoria Histórica y Tercera Edad”