La fuerza es el derecho de las bestias

Por Mirta*

Personalmente, del 16 de junio no tengo recuerdo; todavía no había cumplido los tres años.

Sí me acuerdo de los relatos de mi mamá y de mi papá y de las conversaciones de la mesa de siempre.

Mi papá participó del 9 de junio de 1956, pero no se mencionaba demasiado, salvo cuando nos llevaron a la Plaza de Mayo.

Nos mostraron los agujeros que habían hecho cuando la bombardearon porque querían matar a Perón.

Lo que se asociaba siempre que se nombraba la Revolución Libertadora era: “La fuerza es el derecho de las bestias”.

Eso se incorporó en la familia como pauta.

Una vez mis viejos estaban discutiendo mal, y mi papá debe haber amenazado con una cosa violenta.

Mi mamá le contestó: Vos ya sabés lo que dijo Perón: “La fuerza es el derecho de las bestias”.

Entonces mi papá se calmó, y ese conflicto se dirimió y se olvidó.

Así que realmente en casa detestamos los golpes militares contra gobiernos democráticos.

La fuerza es el derecho de las bestias es un librito que escribió Perón en el 56, y relató algo de esto.

*Editado por Cristina, participante del seminario “Memoria Histórica y Tercera Edad”.