Kitty en blanco y rojo

Adriana*

Por esos años, una mujer francesa me dijo que cuando venía a la Argentina nos veía como un pueblo vestido con colores tristes; solo había ropa marrón, gris o negra. Lo pensé y creo que acertó; tratábamos de “desaparecer”.

Alfonsín había ganado las elecciones y para festejar ese momento histórico, elegí la figura de Kitty, una gatita de dibujo animado que impresa en una camiseta fue el símbolo de la vuelta a la Democracia: sus colores blanco y rojo, lo simbolizaban.

Con la misma camiseta se alargó el festejo y al día siguiente, fui así vestida a la oficina. Lo que continuó a ese momento fueron malas situaciones que me desilusionaron; aunque sigo sin entender el porqué de ellas me permito pensar si no debiera haberlo hecho con más objetividad: salíamos de una dictadura cívico-militar- religiosa.

 

*Editado por Néstor, participante del seminario “Memoria Histórica y Tercera Edad”