Esa mancha

Por Cristina

Mi casa no era una casa militante. Mi padre sí era peronista, de esos que lo nombraban a Perón como el general. Mi madre era opuesta a papá: era conservadora, aunque la transformaron con el tiempo. Yo soy de memoria corta, pero mi hermano —mucho más memorioso— me contó lo que recuerda. Papá trabajaba en la CADE, que eran los servicios eléctricos, y estaba cerca de la Plaza de Mayo. Él recuerda haber visto llegar a papá con la camisa manchada. Y cuando la vio a mamá se puso a llorar.