El pochito que se fue

Por Jorge

 

Recuerdo que ya en el año 1945 pasaba el camión con el altoparlante que anunciaba la candidatura de Perón: “Vote Perón”, en el año 45, y mi abuela decía: Este va a ser un nuevo Hitler.

El 16 de junio yo estudiaba en la Escuela de Comercio n.° 9 en Flores, y como no teníamos campus, teníamos que ir hacer ejercicio físico a la sede de Racing de Villa del Parque. El 16 de junio yo estaba haciendo ejercicio allá. Me acuerdo de que subí al tranvía, que me llevaba de vuelta a mi casa en Flores, y hablaban de eso, de que había habido un bombardeo. Nos rajaron antes.

El 30 de octubre de 1955 terminaron las clases. En enero se declara la emergencia de poliomielitis; entonces se postergaron las clases hasta casi junio de 1956. Mi vieja ganó el “télex 60” e hizo un aporte al ALPI. Cuando volvimos después de esos meses, tuvimos nuestra primera clase de música. El profesor —que hasta el año anterior nos hacía cantar la marcha (“Perón, Perón”)— nos recibió cantando: El pochito que se fue