Desde el Sur: poco y más

Raquel*

Para esa fecha, ese mes y otro y anteriores, yo estaba a 1200 km. de Buenos Aires.En una provincia. En Río Negro, en un contexto totalmente distinto, como ajeno a la totalidad del país. Río Negro siempre se caracterizó por ser de dependencia radical. Así que estaban y, estábamos, porque yo también soy (era) de familia radical, de parabienes con la cuestión de los militares.

No nos enterábamos de qué era lo que estaba pasando, honestamente. 

Yo era directora de escuela y la única versión o rumores que había, provenía de parte de los maestros que hablaban, sottovoce, por ejemplo, de lo que estaba pasando en el país. De desaparecidos. Pero no se le daba crédito, es decir, todo el entorno social apagaba todas esas voces, inclusive y posiblemente, con cierto temor.

Yo no era ni soy afecta al fútbol, mi esposo sí. Así que veíamos televisión. Todo lo que pueda recordar es todo lo que pasaba en la pantalla: la apertura y el cierre, que sería lo principal y que ganó Argentina. Y ha quedado el recuerdo, que no sé si puede corroborarse, porque existió el rumor, de que Argentina, es decir, Videla, había arreglado con Perú ganar el partido y ganar el Mundial, como salvaguarda, digamos, de la junta militar. Eso, desde ese momento hasta ahora, nunca lo he visto ni he sabido que se haya corroborado.

Y bueno, recuerdo el cantito, recuerdo las propagandas, las fotos, y eso, nada más.

Es lo único que recuerdo.

 
.*Editado por Mirta, participante del seminario “Memoria Histórica y Tercera Edad”