Cuestiones de peronismo

Por Daniel 

 

Se me mezclan mucho las historias.

Mi papá era delegado gremial, y como a muchos obreros los sacaban de las fábricas…

Empezaba a hablarse menos de algunas cuestiones como el peronismo. Me acuerdo de que llamaron a mi mamá, que tenía problemas con la lectoescritura. Entonces le dijeron: Mire, al nene cómprenle algo para leer, algún libro de lecturas que complemente. Entonces mi papá me dice: Dale nene, empezá a leer, y me da La razón de mi vida.

Una madrugada lo vinieron a buscar a mi papá y lo llevaron a la penitenciaria que estaba en la Avenida Las Heras.

Estuvo varios meses, pero salió en el 56, después del fusilamiento del general Valle. Comentaba algo que tenía muy en mente: los simulacros (de fusilamiento), las torturas, lo que pasaba. Si una cosa lo marcó, es la consecuencia en la honestidad de mi viejo, que después siguió siendo delegado. Lo que nunca se enteró es que no solamente lo votaban los peronistas, sino también los comunistas, los socialistas.

Y él siempre me decía: Daniel, ¿sabés de lo que estoy contento? De que nunca me pusieron Molina traidor.